【完整足球指数】欧赔
Share

Desafíos y oportunidades para el sistema alimentario mundial

Desafíos y oportunidades para el sistema alimentario mundial

Also available in English | Egalement disponible en français

El agotamiento de los recursos y el cambio climático plantean grandes desafíos

Los alimentos, la agricultura y la pesca dependen de los recursos naturales del mundo, por lo que la producción futura de alimentos dependerá de qué tan bien se conserven y se utilicen estos recursos. La agricultura se ve afectada por la expansión del suelo urbano y por la mayor demanda de agua de otros sectores. El desarrollo en las zonas costeras complica la gobernanza de la pesca en las zonas de pesca tradicionales. El ecosistema oceánico se ve afectado por la exploración de petróleo y gas, el transporte marítimo y las industrias terrestres, cuya contaminación puede provocar la pérdida de hábitat y la disminución de la biodiversidad. Los “hotspots” de riesgo agrícola ocurren donde estas presiones de recursos están más concentradas. Se espera que estos lugares tengan la mayor dificultad para mantener la producción de alimentos.

La demanda de recursos se ve complicada por el cambio climático. Para 2050, el cambio climático podría causar que los rendimientos promedio mundiales de arroz, trigo y maíz sean entre un 6-10% menos de lo que serían de otra manera, mientras que el estrés hídrico en regiones clave en el noroeste de la India, el noreste de China y el suroeste de los Estados Unidos podrían, por sí mismos, aumentar el precio internacional de los mismos cultivos en un 5 a 7% para el 2050.

El sistema de alimentos, agricultura y pesca no solo se ve afectado por el medio ambiente, sino también por las técnicas de producción que pueden tener un impacto en el suelo, agua, biodiversidad y gases de efecto invernadero.

El sector agrícola es directamente responsable del 12% de las emisiones globales de gases de efecto invernadero, principalmente debido a las emisiones de metano del ganado y el arroz, y de las emisiones de óxido nitroso de los fertilizantes. Es el sector con mayor consumo de agua y puede dañar la biodiversidad y reducir la calidad del agua por la escorrentía de fertilizantes, estiércol y pesticidas. El uso excesivo de nutrientes en la agricultura ha sido una fuente importante de contaminación del agua y se estima que ha reducido la biodiversidad en los ríos, lagos y humedales en aproximadamente un tercio a nivel mundial.

Un análisis de la OCDE muestra que, si bien se ha avanzado en la mejora del impacto de la agricultura en los recursos ambientales y naturales, todavía hay desafíos importantes en el uso de los recursos y la contaminación en muchos países.

La sobrepesca, incluida la pesca ilegal, ha provocado el agotamiento de las poblaciones de peces, con cerca de un tercio de las poblaciones marinas mundiales sobreexplotadas, un aumento de alrededor del 10% de mediados de los años setenta. Esto amenaza el funcionamiento de los ecosistemas marinos y da como resultado menos oportunidades para los pescadores. Mejores sistemas de gestión de la pesca podrían generar USD 80 mil millones adicionales en valor cada año.

A medida que la demanda mundial de productos alimenticios y no alimentarios sigue aumentando, impulsada principalmente por el crecimiento de la población y los ingresos, también se puede esperar que aumente el desafío de abordar el agotamiento de los recursos y el cambio climático. Se proyecta que la población mundial alcanzará los 9,5 mil millones para 2050, y gran parte del aumento tendrá lugar en el África subsahariana, la India, el Medio Oriente y el norte de África. El crecimiento de los ingresos en los países en desarrollo y emergentes también está estimulando la demanda de más y de una mayor diversidad de productos alimenticios y no alimentarios.

 

Las tecnologías digitales podrían ayudar a abordar algunos de estos desafíos

La digitalización tiene un potencial considerable para transformar el sistema alimentario, agrícola y pesquero en los próximos años. Los dispositivos móviles, el análisis de datos, las imágenes satelitales de alta calidad, los equipos de precisión y la inteligencia artificial, entre otros, podrían contribuir en gran medida a aumentar la productividad, la sostenibilidad y la capacidad de resiliencia en todo el sector. En principio, los nuevos desarrollos tecnológicos podrían hacer posible que los agricultores monitoreen sus cultivos y ganado con mayor precisión, ajusten las aplicaciones de los insumos (como fertilizantes y suplementos alimenticios), y utilicen grandes cantidades de datos para determinar la agricultura óptima y opciones de producción acuícola. Los agricultores y los pescadores podrían conectarse más fácilmente a los mercados y obtener información esencial actualizada de mercado, mientras que los sistemas de rastreabilidad pueden seguir los productos a lo largo de la cadena de valor, proporcionando a los consumidores información sobre el origen de los alimentos que compran.

Las tecnologías digitales también podrían permitir un monitoreo más completo de la pesca ilegal, ayudando a gestionar las poblaciones de manera más sostenible. También pueden ayudar a orientar y mejorar las políticas agrícolas y ambientales al vincular el apoyo con los resultados verificables, y para facilitar el comercio transfronterizo, por ejemplo, automatizando los procedimientos administrativos y aduaneros.

Algunas de estas tecnologías existen en la actualidad, mientras que otras aún se encuentran en las primeras etapas de desarrollo. En cualquier caso, las aplicaciones digitales en la agricultura no estarán automáticamente disponibles para todos. Se requerirá atención especial para asegurar que los agricultores y pescadores en economías menos desarrolladas, y aquellos en áreas más remotas, puedan beneficiarse. En muchos casos, esto significará un aumento significativo de la inversión (pública y privada) en infraestructura digital y en educación y capacitación; el hecho de no realizar estas inversiones conlleva el riesgo de crear una "brecha digital" que dejaría atrás a muchos.

Mejores políticas podrían ayudar a enfrentar algunos de estos desafíos hoy

Existe una creciente urgencia para que los gobiernos ajusten las políticas a la luz de los desafíos y oportunidades emergentes. Los gobiernos podrían comenzar inmediatamente a revertir las medidas de políticas que pueden dañar el medio ambiente, incluyendo aquellas políticas que fomentan la producción insostenible. Hacerlo también liberaría recursos financieros escasos que podrían dedicarse a inversiones de alto rendimiento tales como sistemas de innovación, infraestructura física y digital, medidas climáticas y medioambientales específicas, y sistemas de gestión de riesgos. Esos esfuerzos de política específicos y personalizados allanarán el camino para avanzar hacia la apertura de mercados para un comercio más libre y más justo en productos alimenticios, agrícolas y pesqueros.

Mejores políticas públicas pueden estar sustentadas en una reforzada cooperación internacional para crear mejor información sobre los riesgos compartidos (clima y otros cambios ambientales y brechas de investigación y desarrollo, por ejemplo) e identificar soluciones potenciales de interés generalizado (infraestructura resiliente al clima, gestión del agua y suelo, mitigación de riesgos relacionados con el clima, y nuevas aplicaciones digitales, por ejemplo).

Cambiar las políticas públicas de la alimentación, agricultura y pesca rara vez es fácil, ya que los impactos potenciales en los medios de vida rurales, la distribución del ingreso y la competitividad crean incertidumbres significativas. Los procesos de reforma de políticas deben estar bien diseñados para permitir que los afectados tengan voz, anticipen los impactos negativos y cuenten con un apoyo de transición para facilitar los ajustes estructurales deseados. Los gobiernos nacionales pueden trabajar con organismos públicos sub-nacionales, empresas y grupos de la sociedad civil para fortalecer la cooperación nacional, tanto para facilitar la reforma de políticas como para abordar problemas locales, en particular en lo que respecta al medio ambiente.

¿Cómo alimentamos al mundo hoy en día?

El sistema alimentario mundial sigue respondiendo a las necesidades de una población mundial en crecimiento y más rica. Aprende cómo llegamos aquí.

Lee más...

¿Qué hacen los gobiernos?

Las políticas e intervenciones gubernamentales desempeñan un papel importante en la configuración de los mercados de alimentos y agricultura, pero las políticas no siempre están bien alineadas con los objetivos en evolución.

Lee más...

El futuro de la alimentación y la agricultura

La forma en que evolucione el sistema mundial de alimentos, agricultura y pesca en las próximas décadas dependerá de las medidas específicas para garantizar que nadie se quede atrás.

Lee más...

【完整足球指数】欧赔 广东好彩1开奖 快乐十分任三追号技巧 大乐透机选一注摇一摇 456棋牌 登录金沙娱樂塲js88128 774444天津时时 重时时五星综合走势图 丫丫湖南麻将2元微信群 黑龙江快乐十分前三组开奖 广东彩票投注